"En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts´ui Pen, opta -simultáneamente- por todas..."

viernes, 31 de diciembre de 2010

De comienzos y de finales: un fin de año borgeano

No creo demasiado en los comienzos y los finales, sobre todo los establecidos por el calendario. Tiempo convención. Tiempo lineal. Tiempo límite. Será que nunca me gustó mucho la línea recta, esa mentira de puntos continuos que nos lleva a un infinito que no quiere ser. Mucho menos me gusta el fragmento, esa recta recortada, encarcelada por puntos en algún segmento de tiza amarilla sobre un viejo pizarrón: A-B: dos puntos en la recta: principio y final…
Pero la recta no acepta principios ni finales (y sin embargo, sí) No hay forma de retener a la recta porque ella pisotea soberbia los puntos de tiza y atraviesa el límite del pizarrón y la pared y el edificio y las calles y los mares y el mundo y se burla del punto para seguir flotando en la esfera de la infinitud que (no nos engañemos) tampoco es.
Recta escurridiza que si no escapa hacia afuera, lo hará inevitablemente hacia adentro, precioso Zenón: Para ir de A hacia B, hay que pasar por C, exactamente la mitad del camino. Pero para ir de A a C, también habrá que pasar por D, exactamente la mitad del camino entre A y C. Y después por E y por F y por… ¿Será que permanecemos siempre en el mismo sitio? ¿Será que para llegar a diciembre hay que pasar por julio y para llegar a julio hay que pasar por abril y para llegar a abril hay que pasar por febrero y para llegar a febrero hay que pasar por la mitad de enero y…? ¿Será que nunca llegaremos al 31 de diciembre en este recorrido infinito para adentro del querido Zenón?
“And yet… And yet”, diría el viejo en “Nueva refutación del tiempo”, la verdad es que estamos aquí. O no. Tal vez tomamos la píldora equivocada y seguimos en la Mátrix…
Tiempo. Paradoja. Contradicción. Cruce. Cinta de Moebius.
Lo cierto es que cuando me imagino el tiempo prefiero la red a la línea, como me enseñó el viejo. Por literaria, por vulnerable, porque me obliga a cruzar. Y porque en esos cruces es donde casi siempre encuentro la vida. Los cruces no son comienzos ni finales y por eso son los que dejan huella, los que obligan a optar por un camino o por otro como en el viejo jardín donde Albert espera por mí. O no. Depende de qué bifurcación me lleve hasta allí.
Aunque prefiero la red a la línea, el laberinto al tiempo o el cruce al horizonte, esta noche esperaré una vez más el principio del fin y el comienzo de lo nuevo y brindaré con los que quiero y comeré pasas de uva y nueces y turrones. Y tomaré champagne y vino tinto y me embriagaré con los fuegos artificiales (y con champagne y vino tinto, claro) para festejar una vez más, el inicio.
Y sin embargo, y sin embargo...
No creo demasiado en los comienzos y los finales, sobre todo los establecidos por el calendario. Tiempo convención. Tiempo lineal. Tiempo límite.
Que la pasen muy bien esta noche. ¡Feliz año nuevo para todos!
Hasta la próxima.

28 comentarios:

lafrasca dijo...

Increible!!! Espectacular!!!
No puedo escribir mi verdadera expresíón sobre lo que acabo de leer porque es de PUTAMADRE!!!!

Siempre te leí como Narradora.. Hoy leí a una verdadera Poeta!!!

Te admiro mucho!!!

La Buena Pipa dijo...

Yo tengo una tía que desconoce la línea recta, como vos y se pierde todo el tiempo en el tiempo que pasó y en el que va a pasar y que adora los presentes absolutos. Se parecen vos y mí tía, che... si no fuese cuento te diría que hasta podrían ser la misma persona.

Buenísimo el posteo, pero te dejo porque estoy re enganchada con una novela que me recomendaron de otra mina que ...también se parece a mi tía Laura.

Me caigo y me levanto con estas coincidencias de fin de año, che.

Feliz añooooooo.

LBP

Anónimo dijo...

Usted nos embauca (y se lo agradecemos), nos conduce (¡Ah! Esa vocación de Ariadna…) en el laberinto hacia la penúltima antesala donde alguien sospecha que duerme el Minotauro y no es así.

La línea recta es una metáfora que sólo sirve a los desesperados que han perdido la sinuosidad de los recuerdos inmediatos, una excursión hacia la nada, hacia el infinito vacío que tiramos ayer por la ventana como quien tira un deseo al pozo de las monedas. No. Hay que poseer la voluntad de perderse, de girar hacia la oscuridad de la izquierda en las avenidas protocolariamente iluminadas, de adentrarse en el mundo perverso de las sábanas hasta encontrar ese sueño donde somos nosotros los durmientes que soñamos, y no ese otro, ese alguno que ayer mismo en sueños nos decía “por favor, mañana vuelve a casa” cuando sabemos que no hay casa alguna, ni sueño, ni mañana.

Heriberón 500 mgs

P.D.: ¿ve que hay al menos otra persona que le dice a usted poeta? No niegue la evidencia, hágame el favor. Es como esa historia en la que va una cigüeña volando y volando, llevando un anciano colgado de su pico. Y la cigüeña sigue y sigue volando hasta que el anciano le dice: “¿Cuándo vas reconocer que te has perdido?”

Laura Esponda dijo...

Gracias, tanita! Sabés cuánto te admiro yo.

Ay, Nati! Esa tía Laura tuya está amenazando con tomar el predio de este blog. Ayer se apareció con una caja de té de jazmín en una mano y con Beppo, el gato de Borges, en la otra, lista para asentarse y no moverse de acá hasta que la deje participar de este espacio. La voy a tener que dejar pasar...
En cuanto a la que escribió esa novela que terminó con el año, anda llorando por ahí, todavía elaborando el duelo. Espero que seas dura con ella, porque acá me dice al oído que sos una de sus elegidas primeras lectoras.
Las tres y todas las demás esperamos impacientemente la próxima entrada de tu blog, ese de la mujer sofá...

Querido poeta: Me encantan esos laberintos de los que ud. habla precisamente, ésos en los que en su cámara secreta no está el Minotauro sino otro laberinto. Por eso, más que Ariadna, soy Teseo, pero no el heroico, el del mito, sino el de "La casa de Asterión", medio perdido porque no sabe muy bien qué mierda tenía que hacer allí.
En cuanto a la línea recta, dejé de subestimarla después del fragmento final de "La muerte y la brújula", cuando Lönnrot finalmente cae en la trampa de Scharlach y el entrampado le dice que al laberinto cuadrangular del asesino le sobran tres líneas: "Yo sé de un laberinto griego que es una línea única, recta. En esa línea se han perdido tantos filósofos que bien puede perderse un mero detective"
(...)
-Para la próxima vez que lo mate -replicó Scharlach- le prometo ese laberinto, que consta de una sola línea recta y que es invisible, incesante."
"Invisible", y se burla del espacio e "incesante", y se burla del tiempo.
Gracias por lo de "poeta", poeta.
(-Dígame "licenciado"
-Licenciado.) Viniendo de alguien que escribe como escribe usted, consigue que me agrande como se agranda mi gato Fidel cuando habla en francés.
Con lo de la cigüeña... todavía me estoy riendo! jaja!

Anónimo dijo...

Debí imaginar que usted elegiría a Teseo (aunque sea ese Teseo perplejo…). Nada, esta vez sólo saludarla, desearle a usted y a su familia (y muy particularmente a su gato*), una vida mejor en este año que hoy mismo comienza a ser costumbre de pasado. Al leer que usted habla del tiempo como red no he podido evitar recordar (esas asociaciones, Heri, esas dispersiones…) mi antigua aspiración de ser trapecista, tempranamente abortada por mi problema de vértigo… Sí, ya lo sé, no tiene nada que ver. Pero usted, quizá mejor que nadie, sabe que en realidad soy yo el que no tiene nada que ver. No en el sentido literal, claro, aunque confieso que le debo una visita a mi oculista.

*No sabía que tenía usted un gato (insisto, el gato la tiene a usted, no se haga ilusiones). Jamás le preguntaré por qué se llama Fidel. Me refiero a que no se lo preguntaré a usted, al gato quizá sí, si algún día lo conozco.

Heriberón 500 mgs

Lili Adán dijo...

Impecable Laura!!!
Y vienen a mi memoria conceptos de la película ¿Qué rayos sabemos?! de las que transcribo algunos fragmentos que dieron alivio a mis tribulaciones...

“Así que es concebible, que todo esto realmente sólo sea una gran ilusión de la que no tenemos forma de salir, para ver lo que realmente hay en el exterior”

“Cuando no estás mirando, son ondas de posibilidades… cuando estás mirando, son partículas de experiencias”

Un fuerte abrazo y a continuar experimentando con esta maravillosa existencia!!!

Laura Esponda dijo...

Es que también en el sentido elijo la red! Esos saltos suyos son poesía, poeta, y la línea recta, esa embaucadora de causas y efectos, no siempre los permite. Lo suyo es una de esas líneas de fuga de las que hablaba Deleuze (con su amigo Guattari) Qué haríamos sin esas líneas de fuga que nos permiten desterritorializarnos! Viviríamos presos de los significados!

Lili: No vi esa película pero por los fragmentos parece interesante. Para seguir con películas, imperdible la charla de Neo con el arquitecto en la segunda parte de Matrix: Esas repeticiones en la pantalla y la idea de los tantos Neos antes que él y todo es círculo... Ya ni siquiera se trata de estar dentro o fuera de la Matrix. Ni siquiera es un círculo... Estoy pensando... Tal vez la figura (como tantas otras veces) no sea otra que la cinta de Moebius. Amo la cinta de Moebius.
Prometo ver esa peli!

Tomás dijo...

Y... qué decir?
Solo a vos se te ocurre decir "feliz año" ASI jajaja
Yo creo en principios y finales, pero creo que hay un millón... en cerrados en algo que en realidad es un eteeeeerno principio que no termina. ¿Loco? Es posible.
Feliz año, Laura (que raro es ya no decirte profe) Gracias como siempre.

Anónimo dijo...

La verdad es q si es original esta forma de hablar del año q termina y el nuevo q empieza.
Me encanto esta posteo porque me hizo pensar acerca de que es el tiempo y ademas aprendí que era la cinta de moebius.
Gracias profe, siemrpe aprendo algo nuevo con usted.
Cristian

Pablo Kulcar dijo...

Es cierto vivimos en un presente continuo sin puntos aparte ni finales felices,por eso imventamos el tiempo para poder tener otra oportunidad,para sentir que algo se borró y que podemos escribirlo mejor. Feliz tiempo continuo o viejo presente tuneado

Laura Esponda dijo...

Tomás, Christian: Eso es lo que me propongo, de algún modo, con estas entradas "raras". Cuando el "felicidades", "feliz año nuevo", etc. empieza a perder sentido a causa de su repetición, me parece interesante parar la máquina del lenguaje y tratar de pensar desde otro lado.

Pablo! Qué bueno tenerte de nuevo por acá. Uno vive corrigiendo y corrigiendo, cuando escribe, cuando vive... Tal vez no se trate de borrar sino de que la cicatriz nos recuerde lo que hicimos para saber quiénes somos y seguir adelante.
Ahora, lo de "presente tuneado" me parece un verdadero hallazgo poético.

Lili Adán dijo...

Y yo prometo ver Matrix!! hasta me averguenza decirlo, siempre me duermo en la misma escena!!! (dos opciones, la paso por alto o hago terapia jaja)
También me gusta la cinta de Moebius!!! y le agregaría a tu comentario que no es una sino múltiples, un infinito entretejido de cintas de Moebius.
Abrazos!!

Paola Tabachi dijo...

Hola Laura, es un placer visitar tu blog. Tengo que contarte que nacì en un pueblo de campo de Santa Fe, y me criè entre palitas y baldecitos de tierra, entre làpices de colores y papeles y tijeras y papel glacè y el tiempo ha pasado y ya tengo 30 y hace 6 meses vivo en esta gran ciudad de Buenos Aires, pero hay una parte de mì que sigue eligiendo lo simple, y no soy muy fan de la TV y esas series increìbles de las que todos los amigos hablan en las reuniones que trasmiten esos canales internacionales, tampoco soy muy fan de la compu (pero aquì estoy), pero con estas breves palabras quiero decirte que pocas veces me engancho con internet, con un blog, con facebook con algo para bajar, etc,etc (mucho menos con twiter). Y luego de leer tu texto sobre comienzos y finales quiero decirte que tu blog me parece super interesante y tu manera de redactar me ha llamado la atenciòn y es entonces cuando digo que vale la pena hacerse amiga un rato de la tecnologìa y disfrutar de estas cosas que me ofrece la internet y que me parece maravillosa.
Y si...jajaja...he sido autodidacta, hasta hace pocos meses que comencè a tomar clases con una artista plàstica de aquì de Buenos Aires.
Que tengas un hermoso 2011, con salud, prosperidad, amor y alegrìa.
Gracias por tus palabras!!
Paola Tabachi

Anónimo dijo...

Esto que acabo de leer es de una grosera vulgaridad que no se puede tolerar...
Cuánta perogrullada barata! Cuánto pelotudismo ilustrado!
Estimada Laura Esponda, usted se cree muy inteligente, muy audaz y no es más que una vocera de los lugares comunes más banales.
Hace ya tiempo que la gente me hablaba maravillas de usted. Todos elogiaban a Laura Esponda. Debo admitir que despertó mi curiosidad y llegué a este blog: una decepción completa.
Usted no es tan original como cree, ni tan inteligente, ni tan "pastora de almas", ni tan importante...
Su aporte a la "cultura" es muy superficial.
Deje de despertar la admiración de los necios.
Muy feliz año.

pd: respeto su derecho a borrar mi comentario o a no querer publicarlo para no tener que afrontar el inútil y molesto ensalzamiento de su imagen.

Laura Esponda dijo...

Hola, gente! Desde Brasil, frente al mar, con una caipirinha en una mano y una casquinha de siri en la otra, acá estoy para no perder la costumbre.
Lili: tenés q ver Matrix! Pasá esa escena y seguí q vale la pena!
Gracias, Paola, por tus palabras y una vez más, bienvenida a este espacio!
querido anónimo: no voy a borrar tu comentario para q el q pase x acá juzgue por sí mismo el grado d agresión sin argumentación alguna, típico de un ignorante y un cobarde q ni siquiera se anima a decir su nombre.
Me halaga de todos modos q me recomiende tanta gente según decís. Qué bueno! Necios del mundo: uníos! Y discutamos con argumentos para no hacernos perder el tiempo.
Pido disculpas por cualquier error en este comentario. Escribo desde un celular! Qué difícil!
A partir d ahora los comentarios q no contribuyan a la charla y sean agresivos sin fundamento alguno como el anterior, serán eliminados por respeto a los q participan d este espacio.
Hasta la vuelta!

LFyM dijo...

Simplemente genial.

De todos modos solo vengo a pedirle al "señor anónimo" que nos ilumine con sus aportes culturales, si es que tiene alguno. Es fácil hablar desde el anonimato y criticar tan superficialmente solo con la intención de herir a otra persona (que por cierto se debe haber cagado de risa ante un comentario tan cobarde y lejos estuvo de molestarla realmente). Señor anónimo: de la cara. Por último tomo prestadas las palabras de un gran poeta...
"Que nadie se atreva a tocar a mi vieja"

Anónimo dijo...

jaja! Acá se anota el primer necio! Ni le conteste profe. Siempre hay gente envidiosa cuando alguien hace las cosas bien. No se donde lo leí pero alguien dijo que quienes no tienen luz propia necesitan reflejarse en quién sí la tiene para brillar aunque sea por la inversa como este pobre tipo. La quiero profe.
Cristian

insoportablemente viva dijo...

Me encantó esta entrada Ma!, bellísima!

En cuando al muchacho o la muchacha que no quiere dar el nombre... Por momentos me dieron ganas de mandarlo a la puta que lo parió (¡ups!, perdón por el insulto), hasta que me dí cuenta de que no tendría sentido usar la maravillosa puteada, que tanto bien nos hace para descargarnos, en una simple persona (que creo no conocer), que no hizo más que juntar palabras en un comentario sin dejar explicación alguna... ¿O alguien entendió la crítica de este muchacho/a?, ¿nadie?... Y bueno viejo, vas a tener que explicarte mejor.
Master, dejanos un blog donde podamos encontrar la verdadera literatura, esa que no cae en el lugar de lo "común"... Dalee!! por favorrrr!! Me muero por seguir leyéndote... Es casi casi tan genial como mirar a Capusotto... Me llena de alegría lo absurdo.

Pd.:

Te amo mami! :)

Laura Esponda dijo...

Volvió Internet por estos lares! Les cuento q dejé en suspenso el nuevo comentario del amigo anónimo por dos razones:
1. Se me cayó vino tinto (un desperdicio) en el teclado de la netbook y no funciona correctamente. Tengo que escribir en el celular y me resulta no sólo difícil sino que, además le quita placer a la escritura.
2. Contestarle al amigo constituye todo un acto de docencia y como todos saben, estoy de vacaciones. Cuando regrese, volveré con la paciencia necesaria que todo docente debe tener para explicar las cosas que algunas personas no llegan a entender.
Gracias a quienes salieron a "defenderme" (jaja) de esos supuestos ataques. Son una prueba más de que esto vale la pena.
A la vuelta, pues, el comentario del estimado amigo anónimo y mi respuesta.
Saludos!

Anónimo dijo...

Estimada Laura Esponda:
Mi nombre es Aníbal Parma. Usted no me conoce. ¡Tanto alboroto por no haber revelado algo tan insignificante como mi nombre!
En fin, de todos modos estaba en lo cierto cuando supuse que usted borraría todo aquel comentario que expusiera su falta de talento...
Déjeme aclarar que los argumentos que usted tanto reclama fueron manifestados por usted misma. ¿No es acaso de una falta absoluta de originalidad robarle las ideas a Jorge Luis Borges, "el viejo", y no aportar nada nuevo con respecto a ellas?
Por otra parte, está el tema de sus contradicciones, otro argumento. A partir de lo que logré leer en su blog, descubrí que la mezcla entre política, literatura, sociología, autoayuda y cursilería no es para nada agradable... Además, ¡qué admirable aporte para la causa bolchevique!
Para terminar, le recuerdo que usted misma sabe, en el fondo, que sus "seguidores" son unos necios sin genio alguno que apenas se han acercado al verdadero pensamiento.
Al parecer este comentario no contribuye a "la charla" (?). Puede usar ese pretexto para borrarlo.
Es más, ni se moleste en responderme. No tengo tiempo para volver a visitar este sitio.


N.B. El respeto a los que participan de este espacio es la molicie y la imposibilidad de reflexionar seriamente.

Anónimo dijo...

¿Moderación de comentarios?
JAJAJAJAJAJAJAJA

¡Bien comunista nos saliste!

Laura Esponda dijo...

Estimado Aníbal Parma o Jorge o como se llame…: Es verdad que su nombre es insignificante y que no le agrega ni le quita absolutamente nada a la gratuita agresión de sus palabras. La verdad es que no voy a entrar en su juego porque no es lo mío y porque no es el objetivo de este espacio agredir a nadie. Por eso, ahora que estoy de vuelta de las vacaciones y más relajada que nunca, voy a contestar LO MÁS RACIONALMENTE QUE PUEDA intentando hacer un análisis de sus comentarios y tratando de entender las CAUSAS REALES de tanto odio.
En primer lugar, la falta de talento de otro no se “expone”, en todo caso, como ocurre con cualquier cuestión opinable, se espera que se justifique. Además, como puede ver, no tenía usted razón en que suprimiría los comentarios que, aunque agresivos, fueran racionales o intentaran serlo como éste. Sin embargo, creo que no estaría mal haberlo hecho. Éste, después de todo, es mi espacio y en mi espacio, como en mi casa, recibo a quienes traen buenas intenciones y no a quienes sé que van a cagar en la alfombra con la única intención de dañar al otro. Por otro lado, resulta extraño que haya perdido tanto tiempo en leer algo que tan poco le gusta. A mí, la verdad, me han recomendado blogs a los que he abandonado en el segundo párrafo y jamás se me ha ocurrido perder tiempo dejando comentarios agresivos que no conducen a ningún lado. En este sentido, usted se contradice pero sin querer ( yo al menos soy consciente de mis contradicciones con las que convivo desde hace años) cuando se molesta de esa manera y se toma tanto tiempo, no sólo para leer mis entradas sino, además, para dejar comentarios. Espero que ahora sí sea coherente con su pensamiento, aprenda a usar mejor su tiempo y lo dedique a partir de ahora a lo que sí le gusta, porque en eso estoy de acuerdo con usted: uno no tiene tiempo de visitar lugares que tanto le desagradan.
En segundo lugar, me gustaría invitarlo a repasar el concepto de “género discursivo”. Si bien el género discursivo del blog es relativamente nuevo y aún no se ha teorizado lo suficiente sobre el mismo, cualquier persona mínimamente alfabetizada y con algún manejo de Internet sabe que no se trata de un tratado académico ni de una monografía literaria ni de una tesis. Nadie puede pedirle a una heladera que lave la ropa ni a un lavarropas que enfríe la cervecita que me voy a tomar esta tarde. Una entrada de blog o un posteo o como quiera llamarlo, mi estimado señor Parma, no pretende otra cosa que comunicarse y cambiar IDEAS con quienes quieran comunicarse y cambiar IDEAS con uno. Para esto no se requiere tanto la inteligencia o el saber como el respeto y la colaboración en la comunicación. Internet ha logrado, en este sentido, democratizar la escritura. Pero, claro, intuyo que la palabra “democratizar” no es una palabra que le agrade demasiado.
Déjeme comentarle, además, que el concepto de “originalidad” murió con el siglo XIX junto con el concepto de “creación” y otras categorías por el estilo, con lo que vive usted dos siglos atrasado (debe ser usted una persona mayor o un autodidacta sin método ni sistema… ¿por eso no le han llegado aún las novedades del siglo XX?). Por otro lado, la “mezcla” (otra de las “novedades” del siglo pasado) que no le resulta “agradable” (¡Me encantó lo de autoayuda! ¡Jaja!) está avisada (quien avisa no traiciona) también en esa especie de epígrafe del blog que cita un fragmento de “El jardín de senderos que se bifurcan”. Así que si no le gustaba lo variado o la mezcla, con una buena lectura del paratexto se habría usted ahorrado la tortura de leer este blog.
(continuará...)

Laura Esponda dijo...

Y ahora voy con una de sus perlitas: ¿Robarle las ideas a Jorge Luis Borges? Jaja! ¿Cómo es robarle (otro concepto, el de “robo”, que murió con el siglo XIX) las ideas a alguien a quien se cita permanentemente? Su comentario con pretensión de argumento no es más que otro error de lectura del paratexto. ¿Qué título tiene esta entrada? ¿Lo leyó? Muy bien. Ahora, razonemos: este posteo, muy señor mío, no tenía otra intención que hacer una lectura del concepto de fin de año desde el punto de vista de Borges, si es que existe algo parecido a un “punto de vista” en Borges quien suele pararse siempre en la paradoja, en la contradicción. (Eso que a usted parece no gustarle nada, a Borges le encantaba, tanto que supo hacer de ella el centro de su literatura). Lo único “nuevo” (por si lo “nuevo” tuviera algún valor) era saludar a mis amigos y amigas (esto tampoco le gusta, ¿no? Jaja!) para esa fecha de la mejor manera que encontré para hacerlo que, obviamente, no tiene que ser la mejor que existe. No me cabe ninguna duda de que usted lo haría muchísimo pero muchísimo mejor.
En tercer lugar, permítame citarlo: “usted misma sabe, en el fondo, que sus "seguidores" son unos necios sin genio alguno que apenas se han acercado al verdadero pensamiento.” Piénselo un poquito, estimado, ¿qué me está reconociendo? Me parece que se le escapó esta frase que de algún modo me valora positivamente. En este sentido, quiero que sepa que considero a mis “seguidores” todo un lujo. Lujo que no se encuentra muy seguido por estos espacios. ¿Verdadero pensamiento? ¿Qué es eso, querido? ¿Quién determina cuál es el “verdadero pensamiento”? ¿Usted? ¡Ja! No me haga reír que estoy en pleno duelo por el final de las vacaciones…
Por último, la verdadera perlita de sus comentarios que constituye el verdadero motivo del empecinado odio con el que nos ataca: “¡qué admirable aporte para la causa bolchevique!”, “¡Bien comunista nos saliste!”. Querido: El odio ideológico te vuelve irracional y echa por tierra todo tu “bienpensadito” discurso anterior. Pero son los tiempos que corren: A falta de picanas y viendo que se les viene abajo el partido mediático, los fachos en este país están tan desesperados que ya no saben más a qué recurrir.
En fin, espero (como promete) no volverlo a encontrar por acá (ni con su nombre ni con cualquier otro) porque es éste un espacio de discusión, sí, pero con amor y con respeto. Nada hacemos en este lugar que tenga que ver con el odio ni ideológico, ni de clase, ni racial, ni de género (¿Vio cuánto se ha usado últimamente (y en todos los tiempos) el atributo de “soberbia” asignado a mujeres que están en el poder o que se atreven a pensar? Claro, es que las mujeres (excepto, tal vez, Cecilia Pando) no deberíamos osar un acercamiento al “verdadero pensamiento”)
N.B. (latinazgo al pedo si lo hay) El que este comentario esté dirigido a usted, querido seguidor Aníbal, es meramente un recurso retórico. En realidad, está destinado a quienes con buena voluntad, inteligencia y pasión participan en este blog.
Saludos a todos ellos.

firmin dijo...

¡el verdadero pensamiento!
alguien que le chequee el pulso. creo que murió un dinosaurio y le quedó en los nervios un reflejo parecido a la palabra. son dos o tres espasmos y pasa, igual.

Laura Esponda dijo...

jaja! Gracias, Firmin!
Mi abuelo decía que uno muestra quién es a partir de los amigos pero sabe realmente quién es a partir de los "enemigos". Ladran, Sancho! ¿No? jeje!

anahi dijo...

Laura Esponda con la recta cual Cortazar con su boca (Rayuela cap 7). Me encantó, realmente! Un cruce inesperado no? Tendría que haber respetado la recta y haber comenzado con hola como estas?... jajaja

Anahi Mazzitelli dijo...

Perdón Lau, tu año nuevo fue borgeano y yo me deliré con Cortazar. Es que iba leyendo y me produjo una similar sensación de placer como cuando leí ese capitulo de él. Ambos fueron espectaculares! Un desparramo de virtud! Beso.
Seguramente, muchas veces(yo), no esté a la altura...

Laura Esponda dijo...

Es que Cortázar es un continuador de Borges! No olvidemos que fue el viejo el que le publicó su primer cuento! Y no, para nada, Anahí, estás muy a la altura... Me encantan tus comentarios!