"En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts´ui Pen, opta -simultáneamente- por todas..."

viernes, 19 de febrero de 2010

"Negro de mierda": La visión humillante del humillado

“… la injuria es un género donde la palabra toma el cuerpo. Mirar con el ojo bizco, el ojo injuriado, es una concepción erdosiana del mundo, la visión humillante del humillado.”
Luis Gusmán.
"Yo soy rubia por fuera y por dentro”
Mirtha Legrand


Pepito está enojado porque su jefe no está cumpliendo con su deber y guarda un vergonzoso silencio ante la grave situación que se ha desencadenado en la empresa. Por lo tanto, Pepito se decide a encararlo para manifestarle de una vez por todas su cobarde ineficiencia para afrontar un conflicto de semejante magnitud. Es cierto que Pepito es un moreno calentón y que, cuando está enojado, no tiene los mejores modales. Es cierto que hace rato que viene acumulando decires que no ha dicho porque, en el fondo, lo quiere al jefe, han sido compañeros mucho tiempo, incluso hasta han llegado a ser amigos. Claro, nunca había surgido un conflicto de ese tenor en la empresa y, por lo tanto, nunca se había puesto a prueba la lealtad de nadie. Lo cierto es que Pepito, aunque no utiliza ninguna injuria de esas que veríamos como “groseras” contra su jefe, sí le reclama a los gritos y delante de mucha gente, una actitud conforme a su puesto y a las necesidades de su departamento. El jefe comienza a insultarlo de arriba abajo y entonces Pepito que es muy racional y tal vez por eso mucho más hiriente, en un tono que no pasa del que usaríamos en una charla de café, contesta a los insultos del jefe con un monocorde y repetido “ineficiente”:
—Ineficiente.
—x/?¡!xq!!¡¡
—Ineficiente.
—La p q t p!! h de p!! xq!!?¡!
—Ineficiente.
Pepito es consciente del fastidio que provoca en su "superior", sobre todo cuando el jefe, desbordado y absolutamente fuera de sí (la culpa suele ser un terrible enemigo en las discusiones) le espeta, ante los ojos y oídos admirados de todos sus compañeros de trabajo, el fácil y siempre útil insulto “negro de mierda”:
— Vos callate, negro de mierda con tu política de mierda.

La anécdota es significativa y pone en escena dos problemas que en muchas ocasiones van de la mano. Por un lado, la pregunta es si la expresión “negro de mierda”, cuyo uso se ha instaurado en nuestro país como un “insulto” es efectivamente un “insulto” o no es otra cosa que una forma naturalizada -y por lo tanto invisible- de discriminación racista. Por otro lado, dibuja una concepción cada vez más instalada en la sociedad de la política como algo malo. Tanto el “insulto” como esa engañosa concepción de la política tienen un mismo y único origen: el miedo a lo diferente, a lo desconocido y, sobre todo, el terror de ver en el otro el propio espejo.
El que “hace política” en su lugar de trabajo es el que, de algún modo, exige lo que le corresponde, el que no acepta más responsabilidades por la misma plata y pelea por su salario. Ese tipo nos muestra lo que no somos y sobre todo nos muestra nuestros propios y ancestrales terrores: terror a perder el trabajo, terror a enemistarnos con quienes están “por encima” de nosotros, terror a no poder terminar de pagar las cuotas del autito que nos lleva al infierno cada uno de los días de nuestra vida… Es el miedo que heredamos de nuestros antepasados que sufrieron las dos grandes guerras en Europa y que vivimos en carne propia con la última dictadura militar cuando más de 30.000 personas que hicieron política fueron secuestradas, torturadas y continúan hoy, desaparecidas. Este miedo, inconscientemente, se traduce en rechazo, desprecio, injuria y humillación, es esa visión humillante del humillado de la que habla Gusmán y que Roberto Arlt ha representado de manera tan significativa en sus cuentos y en sus novelas. Pero éste, tal vez, sea tema para desarrollar en otra entrada…
Concentrémonos por ahora en la supuesta injuria "negro de mierda": Como expresión, tiene su origen en la década del cuarenta, cuando se da en el país un desarrollo industrial acelerado que se concentra especialmente en Buenos Aires (pero también en Córdoba y en Rosario) y que genera una masiva migración interna: mucha gente del interior llega a la capital en busca de trabajo. Estos grupos migratorios no tienen físicamente las mismas características de los grupos que llegaban de Europa. Los nuevos migrantes son morenos, mestizos, mulatos, muchos descendientes de nuestros exterminados pueblos originarios y eso molesta a ciertos miembros de nuestra “europea” capital que ven teñirse de “oscuro” el paisaje citadino. Por lo tanto, ya desde su origen, “negro de mierda” es una expresión con una carga absolutamente despectiva y asociada a las características físicas de las personas como su color de piel o su color de cabello. Sin embargo, con el tiempo, esta expresión ha derivado en un “insulto” que designa a toda persona que se comporte de modo reprochable y, por lo tanto, el “ser negro” es igual a “ser basura”. Si además tenemos en cuenta el complemento que acompaña al “ser negro” casi como un apellido (“de mierda”) la equivalencia está completa.
Hay quienes se defienden de la acusación de “racismo” alegando que con “negro de mierda” no se refieren al color de piel sino al alma, y entonces creen que hacen algo distinto de lo que dicen. Sin embargo, en realidad, no han hecho otra cosa que convertir lo literal en simbólico, es decir, ahora la “negritud” es asociada a lo malo de manera mucho más efectiva porque, cuando lo literal se transforma en símbolo, significa que ha habido un proceso de aceptación extendido en el uso de la expresión, de modo que su utilización se da sin que medie la razón, sin que medie la posibilidad de elegir entre una expresión y otra y, por lo tanto, estamos ante un fenómeno de falsa conciencia cada vez más difícil de desmontar. Y además, convengamos que a ninguno de quienes dicen referirse exclusivamente al “alma negra” de las personas, se le ocurriría usar esta “injuria” contra un rubio bien vestido, con una billetera gorda y un tatuaje en el cuello.
Y es que el racismo es eso: tiritar de miedo, morirse de terror y enfundarse en una máscara de soberbia y superioridad para ocultarlo. Y es, además, el terror ante la inquietante posibilidad de estar del otro lado: ¿O acaso no somos nosotros, los que "insultamos" al de al lado con un "cabeza", "villero", "bolita", "paragua", "brazuca", "negro de mierda"..., los mismos que somos "insultados" en el exterior como "latinos de mierda" en Estados Unidos o "sudakas de mierda" en Europa? ¿No tenemos todos, acaso, el mismo apellido?
Por otro lado, tampoco es casual que el “insulto” haya proliferado especialmente en los ciudadanos de clase media, quienes intentamos una y otra vez separarnos de aquellos a quienes no nos queremos parecer a pesar de que compartimos con ellos un común denominador: la humillación de las clases altas. Alguien dijo alguna vez que la clase media era la "puta" del sistema porque no tiene la dignidad del pobre ni el dinero de los ricos y entonces, no hace otra cosa que venderse siempre al mejor postor. Yo no creo que las putas se merezcan esta analogía, lo que sí creo es que en su afán de parecerse a las clases altas, la clase media es capaz de apoyar a sus propios explotadores (llámese Sociedad Rural, Patria financiera, Ejército o patrón) —eso sí, con rubios cacerolazos, nada de salir con negros bombos— sólo para negar su condición de humillados y vivir en la ficción de pertenecer a una elite a la que jamás podrán acceder. Por eso, en los tiempos en que se hablaba permanentemente de la desaparición de la clase media y de su probable caída hacia “abajo” nos hemos visto obligados, como los humillados de Arlt, a injuriar con nuestro ojo bizco a aquellos de los que siempre quisimos separarnos: otros humillados como nosotros que nos muestran un espejo en el que no nos queremos mirar: los “negros de mierda”, los “villeros”, los “cabeza” que están más cerca de nosotros de lo que apenas nos permitimos darnos cuenta.
Para finalizar, quiero decirles que si vamos a decidir usar el “insulto” es bueno que lo hagamos habiendo reflexionado un poco sobre su origen y desarrollo para saber desde dónde y por qué lo estamos usando. Después de todo, de eso se trata: de ser cada vez más conscientes, de que seamos nosotros los usuarios del idioma y no los usados por él, para que no dejemos que el lenguaje nos siga atravesando la mayoría de las veces como si no fuéramos más que meros coladores de cocina.
Les dejo este enlace de Micky Vainilla, el extraordinario personaje de Diego Capusotto, que denuncia y pone en evidencia a través de la exageración y de la mezcla, de la parodia y la inversión, esas actitudes de todos los días que pasan inadvertidas para muchos de nosotros. Nada mejor que el humor para hacernos reflexionar acerca de quiénes somos.

Hasta la próxima.

36 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el texto. Es claro que las palabras y sobre todos las expresiones generalizadas siempre surgen de algun lado y van a tener la connotacion negativa que se le dio en un principio adherida a ellas. La anecdota de Pepito me suena conocida, pero creo que era una Pepita ( nota: que ganas de comer galletitas) . Bueh, y lo mejor de todo la cita de la señora Mirta que nos deja la incognita de por qué la gente que va a comer con ella no vomita todo ante el malestar de estomago que debe generar tener a semejante personaje al lado.

Lautaro

PD: no me hinches con la ortografia, en internet no existen los acentos.


PD2:Aguante capusotto y racing

godofredo firmin dijo...

siempre me ha llamado la atención que tanto la palabra como el "sentido común", en este país, parecen ser patrimonio exclusivo de la derecha (cualquiera que pretenda plantear un debate, si no viene de determinados sectores, es reaccionario, intolerante, ideologizado -¿esto es algo malo?-, etc).
nos arrancamos los pelos cuando "un morochito" dice que odia a los patricios de recoleta y de belgrano, mientras que naturalizamos a diario expresiones como la que motiva el texto.
en cuanto a la clase media, una postal que la pinta de pies a cabeza:
http://i45.tinypic.com/28qups2.jpg

un placer leerte.

Laura Esponda dijo...

No, hijo, para nada, cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia!!

Gracias,Pablo. La foto es impresionante y dice más que todo lo que pude haber dicho en esta entrada. Duele de tanta significación: un verdadero hallazgo!

Luz dijo...

un rubio bien vestido, con una billetera gorda y un tatuaje en el cuello.

Jajajaja, me sacaste una sonrisa con eso, entró el señorito camuflado entre las palabras.
Gracias por la dedicatoria, que si bien estuvo en una entrada anterior, llegó ahora. Me emocionó leer "hija postiza", de verdad. :)
Y gracias por atender el pedido tan rápido, no pensé que le ibas a prestar atención la verdad jaja.

Manu siempre nos dice, y es una gran verdad, que la clase media se identifica más con la clase alta, que con la clase baja, cuando en realidad estamos mucho más cerca de lo que tanto aborrecen.
Y es así, se excusan diciendo que no se refieren a que es negro de piel, sino negro de alma, pero no se lo dirían al rubio bien vestido y la billetera gorda (ni hablar del tatuaje en el cuello jajaja), y tampoco se fijan en el origen de las frases o palabras que usan, ni en el efecto que pueden tener. Muchas veces, ni siquiera se fijan en el significado de lo que están diciendo, y sólo repiten lo que escuchan en todos lados.

"Negro de mierda es el que te roba", dicen, ¿pero no el que te roba vestido de traje?
Y en todo caso, lo mejor sería no utilizar esa palabra para ninguno de los dos casos, ya que no se refiere ni un poco a lo que uno quiere referirse.

En fin, yo sigo peleandome con la gente cuando dice estas cosas adelante de mi, y así seguiré.

Excelente el texto. :)

otra dijo...

Hacer política no solo se instaló como algo malo, sino que, ante los pedidos de explicaciones de tal concepción, se ve que casi nadie sabe de qué habla dado que se la concibe en un solo sentido, parcial y hasta equivocado. Si no, todos asumiríamos que hacemos cosas malas porque de hecho hacemos política.
La expresión "negro de mierda" es aterradora también porque lo que transmite es universal (por un lado, no solo se manifiesta en la mirada del norte sobre el sur del planeta, sino también en las historias de Brasil y Estados Unidos, por otro, la asociación entre lo negro y lo negativo es vieja como el mundo).
Excelente razonamiento, como siempre (aunque me hinche las pelotas tu mirada K. Te quiero igual).
Por favor, nunca me digas "i-ne-fi-cien-te".

Laura Esponda dijo...

¿Me podés explicar dónde mierda leés la "mirada K"? Una de dos: O eso que llamás "mirada K" no es algo malo (por lo que no veo muy bien qué te hincha las pelotas) o no es tan "excelente" el razonamiento porque parece provenir de un "akaciado mirar" que sería un mirar malo en sí mismo...

Jamás te llamaría "ineficiente", bombón, fundamentalmente porque no lo sos!!

Yo también te quiero!

Tomás dijo...

Profe, como le va tanto tiempo:

Mi opinión humilde, por supuesto sin querer pelearme, como siempre le digo:

1) Veo que es un tema que le indigna y me parece bien. Y realmente hoy me doy cuenta de que esa excusa de "negro de alma" tampoco es buena. Nunca más voy a utilizar esa expresión. Sabe que además la palabra "denigrante" viene de "de negros"?

2) De todas maneras me parece que a esta altura hablar de la clase media terrible y mefistofélica ya no es certero. En mi opinión la clase media está bastante castigada, no veo a la palabra negro de mierda como una defensa. Por que de gente mala y de boludos está llena toda clase social. Muchos burgeses no utilizarían esos terminos. No creo que tenga que ver con un "orgullo de clase".

3)"Alguien dijo alguna vez que la clase media era la "puta" del sistema porque no tiene la dignidad del pobre ni el dinero de los ricos y entonces, no hace otra cosa que venderse siempre al mejor postor. Yo no creo que las putas se merezcan esta analogía, lo que sí creo es que en su afán de parecerse a las clases altas, la clase media es capaz de apoyar a sus propios explotadores (llámese Sociedad Rural, Patria financiera, Ejército o patrón) —eso sí, con rubios cacerolazos, nada de salir con negros bombos— sólo para negar su condición de humillados y vivir en la ficción de pertenecer a una elite a la que jamás podrán acceder."

profe, hay gente y gente. Yo no creo que haya una sola clase de gente "maligna" y que "se venda". Yo también soy un burgues y no me vendo.

3)"Es el miedo que heredamos de nuestros antepasados que sufrieron las dos grandes guerras en Europa y que vivimos en carne propia con la última dictadura militar cuando más de 30.000 personas que hicieron política fueron secuestradas, torturadas y continúan hoy, desaparecidas"

En mi opinión, esa basofia que fue el proceso de reorganización nacional se tragó a gente increiblemente valiosa, que representaban nuestra cultura y nuestro amor a la democraia. Pero entre todos los .... desaparecidos (porque aparentemnte eso de que son 30.000 es una mentira, no hay tales denuncias hechas y las que estan hechas, que son muchas, ni siquiera rasquetean el 20.000)
también había gente que, por supuesto que no lo justifico, fue a parar a las fauces de "la bestia cuadrada" por "algo más que hacer política" como por ejemplo poner bombas, secuestrar, torturar y no tener tampoco ese "amor a la democracia". por eso le digo, en estas cosas por lo menos yo concidero que no se puede hablar de blanco o negro. Pero eso es otro asunto.

4)"¿O acaso no somos nosotros, los que "insultamos" al de al lado con un "cabeza", "villero", "bolita", "paragua", "brazuca", "negro de mierda"..., los mismos que somos "insultados" en el exterior como "latinos de mierda" en Estados Unidos o "sudakas de mierda" en Europa? ¿No tenemos todos, acaso, el mismo apellido?"
ESTA SE LLEVA LAS PALMAS Y ESTOY POR COMPLETO EN ACUERDO! ME REVIENTA QUE NOS AUTO-DISCRIMINEMOS Y NOS CREAMOS QUE SOMOS ARISTÓCRATAS con los bolivianos y le digamos al frances que anda de paseo por "Corrientes Street" "che, que haces acá en este país de mierda?". Me parece una falta de conciencia latinoamericana. Y repudio eso.


Profe, como siempre, un llamado a la reflexión visitar su blog.
Un saludo lleno de afecto y prontito la veo!


Tomás.

Laura Esponda dijo...

Hola, Tomás. Ya estaba extrañando nuestras discusiones… jaja
¿Pelear? Claro que no. Por suerte estamos acostumbrados a discutir que nunca es lo mismo que “pelear”, yo diría que son casi antónimos porque una discusión en buenos términos, casi siempre evita la violencia.

En ningún momento hablé de una clase media “terrible y mefistofélica”, al contrario, si volvés a leer, te vas a dar cuenta que la mostré como víctima y no como victimaria del poder del sistema que la usa permanentemente según le convenga, por eso coincido con vos en que es una clase “bastante castigada”.
Por otro lado, el análisis es estructural: estoy hablando de un sujeto social, producto de procesos económicos e históricos y no de individuos concretos. Si no, no se podrían realizar análisis sociológicos, ni políticos, ni filosóficos, ni antropológicos… Obviamente, cada individuo es diferente del otro y se comporta según diferentes variables: una de ellas es la clase social a la que pertenece. Dentro de esto tan amplio que llamamos “clase media” están quienes se dan cuenta y reconocen algunas cosas y quienes ni siquiera se lo han planteado como problema. Entre quienes nos lo hemos planteado como problema, además, hay diferentes tomas de posiciones. Si todos pensáramos lo mismo, no existirían estos espacios, entre otras cosas porque serían ¡taaaan aburridooooosssss!
Por último, Tomás, no estoy de acuerdo con tus cifras pero no voy a discutir un tema de números porque a mí me basta UNO para repudiar a la dictadura. Pero sí siento que es necesario aclarar un aspecto que para mí es fundamental en esta discusión: equivocados o no, aquellos que pusieron bombas y secuestraron (desconozco el tema de que hayan torturado, es la primera vez que lo escucho) debieron haber sido juzgados como hoy los militares están siendo juzgados. Y no torturados (hablo de la tortura desde la impunidad del poder y que sí ha sido ampliamente comprobada) en campos de concentración clandestinos ni arrojados de los aviones en los famosos “vuelos” sin que las familias supieran nunca qué había pasado con ellos. Eso es lo aberrante del mal llamado “proceso” porque delitos hay en todos lados pero cuando el delito aberrante, de lesa humanidad, lo comete el Estado, entonces, estamos perdidos, porque no hay nada por encima del Estado que pueda hacer justicia.

En fin, Tomás, como siempre, es un placer discutir con vos… y espero que sigamos haciéndolo dentro del aula o fuera de ella o en estos nuevos soportes que nos permiten "charlar" a distancia.

Un fuerte abrazo.

cerebrones dijo...

Cosa de negros escribir un comentario, cuando la tarde se oscurece y una quiere evitar que alguna mano negra se instale en mi presente y lo trasforme en un negrofuturo.El escrito me resultó ¡clarísimo!.Un abrazo Laura

Laura Esponda dijo...

Gracias, Lili! Como se nota que es una poeta la del comentario! Sólo los buenos poetas saben hacer "cosas de negros" jaja!

Anónimo dijo...

Confesiones

De niño, además de bombero y trapecista, yo quería ser negro, pero no de esos que tocan el saxo en Harlem (por decir algo) y que se llaman (horriblemente) Charlie Parker o cosas peores, sino de esos otros que no son amigos de Tarzán y cocinan exploradores (apunte: con toda su ropa) en ollas de agua hirviendo (quizá para esterilizar su comida, quizá para que queden más blandos, nunca lo sabré)… ¿Por qué esos negros?, se preguntará usted. No lo sé, quizá era una simple consecuencia de mi acuciante hambre infantil o de una temprana vocación de cocinero, o de las malas lecturas y compañías que tanto han abundado en mi vida. El caso es que la elección de esos y no otros negros implicaba la inmersión en el apasionante campo del canibalismo… Haciendo un repaso autobiográfico, creo que los numerosos exploradores con los que me he cruzado han tenido la inmensa suerte de que no he podido ser nada de lo que quería ser de niño… Eso sí, siempre luego de olisquearlos, para desconcierto suyo, les he metido una hoja de laurel en el bolsillo de sus camisas de explorador, por aquello de ocultar los sudores del trópico y recordar viejas aspiraciones, nada más, no vaya usted a sacar conclusiones precipitadas.

Racismo y lenguaje

Querida amiga: como sabe usted, doña Laura, llevo demasiado tiempo sin oír esa terrible frase “negro de mierda”. El paralelo en España es “moro de mierda”. Sea cual sea el objeto del racismo, parece que la mierda es el elemento común. Por algo será. Y como le dije que soy de ciencias (que no de letras), me gustaría recurrir a ellas (cuyo lenguaje es el único común) y acotar que aquellos que ponen acentos en las diferencias deberían recordar que se ha demostrado (estudio de ADN mitocondrial, que no se recombina y que se hereda por vía materna) que descendemos (los 6.500 millones de humanos) de un grupo reducido (unos doscientos) que emigró de África y pisó lo que hoy es Yemen hace 70.000 años… además, pertenecemos al mismo linaje, es decir, todos somos descendientes de la misma hembra… O sea, ése al que un señor llama negro de mierda, moro de mierda, chino de mierda, blanco de mierda, es, señor, mierda de su mierda. Amén.

Heriberón 500 mgs

P.D.: ¿podrías aclararme por qué se llama Barcelona eso que ilustra tu artículo?

Laura Esponda dijo...

Una joyita, poeta, su comentario! A esta altura creo que quienes siguen el blog lo hacen más por la calidad de los comentarios que por cualquier otra cosa!

En cuanto a tus comprobaciones científicas, nunca logro saber si son "verdaderas" o siguen siendo parte de tu literatura. ¿En serio existe ese estudio de ADN mitocondrial o estás ironizando como siempre? ¡No te abuses de esta neófita en cuestiones científicas!

En cuanto a "Barcelona" es una de las mejores revistas de humor político de los últimos tiempos. El porqué del título supongo que tiene que ver con el subtítulo de la revista: "una solución europea a los problemas de los argentinos": una ironía, obvio. Entrá en la página y mirá sus portadas. Son verdaderas obras de arte del humor (en algunos casos, del humor negro, de ese humor "políticamente incorrecto" que a mí, por lo menos, me encanta)

Una vez más, gracias por la "confesión": una verdadera joyita literaria.

Saludos.

Tomás dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO CON TODO!
Ahora sí aclaré conceptos.
Realmente esa fue la falla de todo lo que pasó, justamente yo opino lo mismo.
Profe, espero que no le paresca hincha mi manera insoportable de atajarme diciendo "profe, no quiero pelear" pero es que realmente lo que digo en nuestras charlas nunca es con ánimos de confrontar, si no de dar mi postura. Y soy tan "efusivo" cuando me embalentono que a veces temo sonar atacante y no es mi intención (un paranóico total)
Gracias por todo
y un gran y afectuoso abrazo!


PD: Extraño muuuucho sus clases.

lafrasca dijo...

Hola Lau, hola gente!!!
Realmente son imperdibles los comentarios de este blog, resulta muy dificil participar con comentarios que mantengan la altura!!.
Debo reconocer que la expresión "negro de mierda" no es muy común en mi vocabulario... Y eso que soy bastante mal hablada!!, también debo reconocer que es bastante común en mi entorno familiar...
Recuerdo que en mi primer año del profesorado tuve una materia que hablaba de teorías económicas y entre las cosas que más me llamaron la atención en esos momentos fue una teoría (a mis más de 50 ya no recuerdo su nombre!!) que planteaba que para que un régimen tenga éxito se requiere de un enemigo común.. que una a la mayoría de las personas detrás de su columna... El ejemplo fue el régimen Nazi...(me lo recordó el video!!) y los judios fueron los enemigos seleccionados.. simplemente porque tenian el dinero...
Pensemos el caso de EEUU, cuando cae su enemigo, la URSS... casi pierde su primacía... necesitó buscar otro enemigo... y el Islam les viene de pelillo!!
En nuestro país.. los militares persiguieron a los terroristas comunistas!!! y cuando ya no habia más los inventamos!!!!
Todas las sociedades necesitan un culpable para sus males... nosotros seleccionamos a los negros!! y como son nuestro mal, le agregamos de mierda.....
Es bastante triste reconocer que la mayoría de nosotros le hechamos la culpa de nuestros problemas sociales y económicos a la clase baja.. a los negros y no reconocemos que los verdaderos ladrones visten traje de lujo!!!

PD: A ese pepito me parece conocerlo.. es más creo que yo lo vi gritando!!!

Laura Esponda dijo...

Claro, tanita, que lo viste gritando! No hay mucha gente como vos cuya lealtad está más allá de cualquier circunstancia!

Interesante lo que contás de esa teoría que dice que el poder necesita de una masa con un enemigo común para ejercer el poder. Sin ir más lejos, la novela "1984" de Orwell habla de eso: Los medios de comunicación en ese texto construyen un presente paralelo al que vive el protagonista y los libros de historia cambian los hechos en función de las necesidades del momento, por eso el protagonista (Winston) termina poniendo en duda su propia memoria: "El enemigo circunstancial representaba siempre el absoluto mal, y de ahí resultaba que era totalmente imposible cualquier acuerdo pasado o futuro con él.
Lo horrible, pensó (Winston) por diezmilésima vez mientras se forzaba los hombros dolorosamente hacia atrás, era que todo ello podía ser verdad. Si el poder podía alargar la mano hacia el pasado y decir que éste o aquel acontecimiento nunca había ocurrido, esto resultaba mucho más horrible que la tortura y la muerte."
Es decir, cuando los medios de comunicación o los libros de historia han penetrado de tal modo en la mente de las personas que les hace ignorar y hasta dudar de su propia percepción o de su propia memoria, entonces estamos verdaderamente perdidos. Si no, recordemos lo que pasó durante la guerra de Malvinas, cuando creíamos que estábamos venciendo a los ingleses porque la única verdad estaba en la televisión. Pocas novelas mantienen tanta vigencia en cuanto al desempeño de los medios de comunicación y del poder económico como ésta de Orwell.

Dicen que la literatura percibe lo que aún no ha sido teorizado: el Edipo de Sófocles, el Hamlet de Shakespeare, el Nolan de "Tema del traidor y del héroe" de Borges... Todos personajes cuyos autores han percibido lo que mucho tiempo después sería teorizado por grandes como Freud, Marx, Lacan o Hyden White, Ricoeur, etc, etc...

En fin, cómo me hacen pensar. Me parece que los voy a dejar discutir a ustedes, los que comentan, que son los que verdaderamente enaltecen este blog.

Gracias a todos!

Anónimo dijo...

Laura: Lo del estudio del ADN mitocondrial es rigurosamente cierto. Es una investigación que comenzó, si no recuerdo mal, en la década de los 80 y que abarca el planeta. Corrobora el registro fósil (es decir, nacimos en el sudeste africano) y está aportando datos tan sorprendentes como el que he comentado. Eva existió. Es probable que en los albores de la humanidad haya habido un cataclismo porque sólo existen 7 linajes, es decir, sólo 7 primeras hembras, y eso aparenta ser muy poco. En el único sitio donde se verifican los siete linajes es África...

Heriberón 500 mgs

P.D.: excelente este Vainilla, realmente bueno

Anónimo dijo...

Me gustó che. Algunas cosas de molesto que soy nomás:

1) Sobre la política de mierda te da la razón (con un lenguaje medio insoportable para mi gusto) Paulo F.: ""...La neutralidad frente al mundo, frente a lo histórico, frente a los valores, refleja simplemente el miedo que tiene uno de revelar su compromiso. Este miedo, casi siempre, resulta del hecho de que quienes se dicen neutros están "comprometidos" contra los hombres, contra su humanización"."

2)Sobre lo que decís casi al final sobre la importancia de conocer el "origen" del insulto, la verdad es que siempre me parecieron interesantes ese tipo de reflexiones pero nunca del todo convincentes. Siempre me interesó saber que "democracia" viene de demos + kracia pero nunca me sirvió demasiado para pensar la democracia de ahora. Casualmente ayer lo leía a Federico N.: "una cosa que existe, una cosa que es producida por una manera cualquiera es siempre llevada por un poder superior hacía nuevos propositos, siempre puestas a requisión, puestas y transformadas para un empleo nuevo".

3)Siempre me gustó una vieja distinción: los que bajaron de los barcos y los que bajaron de los trenes. ¿tan fuerte es la marca imborrable de esos trenes que aún varios años después está siempre presente ahí, con otro nombre, escondida pero siempre ahí, en la boca de los otros?

4)Sobre "Negro de alma": está bueno el insulto porque se para justo entre lo politicamente correcto importado de EEUU (no hay que hacer diferencias por el color de piel) y la idiotez. Aparte es todavia mejor porque torna todo tan obvio: antes el color de piel/etc era una supuesta señal de alguna limitación (si es negro es tonto y corre rapido, etc.), ahora ni siquiera hace falta eso: lo negro es el alma y eso es suficiente. (Aparte está bueno lo del "alma" ¿no? Suena a algo innato e inmutable y que no tiene que ver ni con la alimentación, ni con la educación ni con la salud.)

5)Te dejo algo muy divertido que pasó en TN hace unos días con unos "negros de gorrita": acá: http://catanpeist.blogspot.com/2010/02/los-ladrones-de-gorrita-por-tn.html#comment-7038819519440252829 y acá: http://mundo-perverso.blogspot.com/2010/02/portacion-de-rostro.html

saludos.

Walter W.

Laura Esponda dijo...

Buenísimo lo de Freire, Juan. Gracias por la cita.

Che, no hablé sólo del "origen", dije “origen y desarrollo”. Si hay alguien anti-etimología, ésa soy yo. Pero vos lo sabés y me lo decís nada más para hacerme hablar. Además, hablé del origen histórico del término, no de su origen etimológico. No me referí al símbolo poético de lo negro como lo malo (que puede estar en la noche, en las tinieblas, en lo desconocido, en todo aquello que no se puede ver) me referí a la expresión concreta de "negro de mierda” que tiene una historia concreta de unos cincuenta y pico de años Obviamente, la discriminación al diferente y el insulto con tono racista es universal, como dice Heriberto más arriba.

“Sobre "Negro de alma": está bueno el insulto porque se para justo entre lo políticamente correcto importado de EEUU (no hay que hacer diferencias por el color de piel) y la idiotez” BRILLANTE!!

Lo del punto 5 es increíble: 2 minutos antes de leer tu comentario, mi hijo me hizo entrar en Taringa y me mostró muerto de risa el video que citás acá arriba. Una vez más compruebo que las casualidades no existen.

Otra cosa: A Federico, lo tengo. Con Walter W. me mataste!

Stella dijo...

Lamento no poder hablar de política, no soy capaz de encontrar esa palabra en el diccionario.

Ahoooora, la negritud se hace visible a través de las zapatillas y modelo de celular, eso todos lo sabemos. Es feo decirlo, pero como se ve en las publicidades de Sprite "Las cosas como son", siempre me dio impresión cuando se prenden los aspersores al final de todas esas propagandas de gaseosa veraniegas, se ma hace que en lugar de pulverizar agua tiran sprite y el sentimiento de piel pegajosa, en fin,

Nike Shox: Ultranegro
Celular ultimo modelo: ultralomismo

Eso de "Vos callate, negro de mierda con tu política de mierda." lo escuché antes como un (no-tan)rumor dicho por... si, ya sábes de quien hablo.

Me gustó mucho como está escrita la entrada, si, soy de esos que "uhh largo..." pero se lee fácil y es entretenido (para mi las letras son eso)

Bueno Laureli, esta es una de mis multiples personalidades de la internet, uno de mis lados femeninos también.

Un beso grande.

la Buena Pipa dijo...

La Buena Pipa está abrumada con los análisis de arriba y ha sido sopapeada con el análisis milimétrico de las palabras y de las cosas que le prestan el cuerpo a las palabras.

Muy bueno, che, muy bueno... Es más, daría para una editorial en algún matutino con más de dos dedos de frente; es ingrato que quede en la blogósfera nada más (y nada menos, dirán algunos)

Como la Buena Pipa tiene una redactora medio naba que llora con los culebrones y jamás le entraría con tal ímpetu al análisis del discurso (porque no le da...), decidió que escribiera yo (la menos superficial de la Cofradía), porque como llegamos tarde para ser originales en los comentarios (y odiamos no ser originales y serias) las chicas de los estrógenos alterados queremos pedir más entradas de "Las palabras y las cosas", por ejemplo: morimos por saber qué nos dicen cuando nos gritan "¡Conchudas!" o "¡Andá a lavar los platos!"

Besos a todas ustedes (inicialmente a la que escribe en el blog y a la que contesta los comentarios que le dejan en el blog)

Queremos másssssssssssssssss.

Ah! ¿Qué le pasa a la "Otra" con la "Mirada K"? (Creo que pasó mucho tiempo en la frontera con la Gendarmería, ja!)

Ponete a escribir... más.

LBP

Laura Esponda dijo...

Ja! Stella: Te reconocí por el "laureli".
En cuanto a hacer política, no hace falta buscar en el diccionario su significado, ¿no? (Vos sabés que odio los diccionarios!!). Aún ignorando de qué se trata, hacemos de uno u otro modo "política". Lo importante es no caer en ser analfabetos funcionales al sistema como nos recuerda nuestro amigo en común, Walter W., a través de Freire.
Con respecto a la negritud, jaja, las cosas por su nombre:
negritud: lo que vos decís, feminitud: tabla de planchar,
juditud: billetera escondida (a la larga muestran la hilacha)
homosexualitud: color rosa y corte de muñeca

Y siguen las cosas por su nombre... jaja

Y a mi queridísísisisisisisma Nati (¿la menos superficial? ¡No hay una sola de las tuyas que sea superficial!) y amigas de la Cofradía, no querría meterme en el terreno de ustedes. Creo que a todos nosotros nos encantaría el análisis divertido de las alocuciones que sugieren en el comentario. Puedo imaginarme lo desopilante que sería! O tal vez, podamos hacerlo entre las dos, ¡¡AHORA QUE VOLVEMOS A TRABAJAR JUNTAS!! En la sección "Estrellas invitadas" (jaja) podés (tenés que) ser la primera.
Todavía no caigo que volvemos al ruedo!!
Te adoro.

Paz dijo...

Siempre digo "yo soy de esas personas que si no tienen algo que decir, mejor no hablan" y la verdad es que no tengo mucho que decir, ya que hay bastante dicho. Sin embargo, paso por acá, simplemente para dejar huella (hasta ahora invisibles) de mis reiteradas visitas a este espacio. Y es que, como buena hija postiza y/o prótesis familiar, siento la incontrolable necesidad de chupar medias, vió.

Eso nada más, por el momento.
No tengo ni que decir que los textos son geniales. (Y lo digo no más... ¡la pucha!)

Laura Esponda dijo...

Linda Pazu!
Ya sé quién es Walter W! Lo que pasa que me cambiaste de género! Así no vale...

Luz dijo...

¿Y, Laura? ¿Qué pasó?
Quiero leer algo nuevo :)

insoportablemente viva dijo...

¡Bravo Mamá!, me encantó.

¿Cómo hacés para hacer tan simple la explicación de un tema que intento, hace años, que entiendan las personas que me rodean?

Está clarísimo el texto.
Te amo.

pd.: La anécdota de pepito me es tan familiar... debo haberla escuchado en algún lado ;)

Paola Tabachi dijo...

Desde mi humilde lugar quiero decirle que es muy bueno el texto y he aprendido mucho con sus conceptos. Soy apenas una mujer que vino del interior hace 6 meses a vivir a esta hermosa ciudad, y que a veces me lastima ver tanta desigualdad y escuchar frases hechas tan horrendas. Quizàs esa frase no sea ni màs ni menos que nuestra ignorancia devenida en una pèsima sìntesis. Muchas gracias por sus palabras tan ilustrativas. Paola Tabachi

Laura Esponda dijo...

Gracias, Paola. Bienvenida a la charla y a este blog!

NANDO1968 dijo...

Estoy de acuerdo con las reflexiones acerca del tema del blog.
Hace 6 meses me apuntaron por la espalda con una 38 special y
no era un "negro". Los politicos que arruinaron (y lo siguen haciendo)
no son "negros". Y son bastante de MIERDA. (me quedo corto)
Con lo unico que no coincido es cuando dicen que la clase media
es la culpable de todos los males. Nosotros mantenemos (porque somos
los unicos que laburamos) tanto a la "masa" borrega y fanatizada como
a las elites explotadoras y corruptas.Desgraciadamente han sabido pegar
en esa franja con la intencion de destruir el tejido social mas fuerte
de un pais.Asi les va a ir. Sigan presionando. Hicieron MIERDA un pais
hermoso...

Laura Esponda dijo...

Hola, Nando.
Si releés el texto te vas a dar cuenta de que en ningún momento se dice que la clase media es la culpable de todos los males. Simplemente dije que es más fácil de manejar por los sectores de poder mientras tiene la panza llena. Es más, en alguno de los comentarios aclaro esta cuestión diciendo que la clase media es tan víctima como las clases bajas y los desclasados. Pero tampoco creo que la clase media sea la única que trabaja como tampoco creo que mantenga absolutamente a nadie más que a sí misma. Bajémonos del caballo porque si seguimos mirando "desde arriba" (como si realmente estuviéramos arriba), el poder real que es el enemigo común que tenemos la clase media y la "masa borrega", como los llamás vos, nos va a bajar a todos de un hondazo. Y ya va a ser tarde.

Laura Esponda dijo...

Ah, Nando! Muchas gracias por comentar!
Saludos!

Sofía dijo...

Laura, realmente me dejó muy contenta leer un artículo como éste, muy bien resuelto y realmente reflexivo. La sociedad está un poco agresiva últimamente, y se nota mucho en las expresiones poco felices que se usan.
Gracias por lo que escribiste.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Los prejuicios estan muy arraigados en nuestra sociedad,por lo menos conosco muchas personas clase baja y media baja en los que la xenofobia,racismo y antisemitismo son muy frecuentes.Tambien tengo numerosos familiares con los mismos prejuicios.Lo unico que comparto con ellos es cuando criticamos al kirchnerismo.Pero cuando hablo de algo positivo de este gobierno o de derechos humanos me veo en problemas y tengo que callar porque me cuesta discutir con la gente.Luego hablo con un kirchnerista largo rato sobre la intolerancia de parte de la sociedad,pero cuando le dije que 678 sesgaba la noticia tanto como TN se me descontrolo y vuelta a callarme.Al final solo puedo hablar con mi señora que no es kircherista y pertenece a una de las minorias discriminadas
Fabian

Anónimo dijo...

Quise decir conozco
Fabian

Laura Esponda dijo...

Bienvenida, Sofía, y gracias por tu comentario alentador. En épocas de cambios en lo social, el conflicto se acentúa y se pone en evidencia. No es que no existiera antes, sino que permanecía oculto porque nadie había desmantelado el relato único.
Amigo anónimo, bienvenido también a este espacio. Es muy interesante lo que comentás. Creo que todos tenemos prejuicios. Marx decía que sin los prejuicios no podemos siquiera empezar a pensar... El tema es qué hacemos con ellos, si los racionalizamos, si buscamos su origen y los evaluamos, tal vez podamos superarlos para iniciar el camino del pensamiento, del juicio y no del pre-juicio.
En cuanto a lo que te pasa con respecto al kirchnerismo, es lo que nos pasa a todos. Estamos viviendo (por suerte) una época de mucha participación y compromiso político en la que suelen no aparecer los grises. No está mal mientras sepamos manejar el lenguaje sin llegar a la violencia. A veces, como somos seres humanos, la pasión nos desborda... Pero después pienso en la época de la dictadura cívico militar cuando nos robaron la pasión por la discusión, cuando los que sobrevivimos quedamos anestesiados cuando no mudos y no puedo más que festejar esta época de discusión donde todos dicen lo que les da la gana y nadie sale a reprimir a nadie... Eso es maravilloso y hay que valorarlo en toda su magnitud.
En cuanto a 678 es claro que sesga la realidad. La diferencia, creo yo, está en el lugar desde el que se habla. 678 explicita ese lugar, permanentemente dice que está a favor de proyecto kirchnerista, mientras que TN se mantiene en esa mentirosa "independencia" o supuesta objetividad que no es tal. Sus intereses son los de los grupos económicos que se han enriquecido y han cobrado fuerza durante la dictadura. Creo que lo que hizo este programa fue poner en evidencia esos intereses y mostrar a la sociedad que la realidad es según desde donde la miremos. No hay otra manera de relatar la realidad que no sea sesgándola. La "verdad", creo yo, está en explicitar el lugar desde donde la miro.
¡Gracias por sus aportes!

Emilio Tomassini dijo...

Hola, muy interesante tu blog. El presente artículo me parece polémico pero muy bien escrito. Creo yo que "negro de mierda" es usado como categoría sociológica, hoy ya casi nada tiene que ver con la etnia o fenotipo (en eso coincidimos). Durkheim diría que están actuando los hechos sociales, no le parece? La gente actúa de cierta manera por la coacción explícita o implícita que impone la sociedad (ni siquiera la clase alta). El mote de N de M sería un "castigo" por romper una norma determinada.
Además hay otros sinónimos como "groncho con guita" que es el que mejor le va al rubio de tatuaje en el cuello. Que se aplica como sanción moral. O el usado por algunos jóvenes como "Negro Rubio" para hacer referencia a una persona prepotente, mal educada, grocera, intentando no caer en el rescismo.
No aburro más.

Laura Esponda dijo...

Hola, Emilio.
Gracias por tus palabras alentadoras y por tu intervención inteligente. No sé si "negro de mierda" se usa como "categoría sociológica", entendiendo esto último como una herramienta teórica en este caso del campo de la sociología, para analizar el mundo. Quiero decir, ninguna teoría sociológica incluiría entre sus categorías la expresión "negro de mierda". Sí, entiendo (y concuerdo) que su uso es una consecuencia social y que, con el tiempo, su uso se ha extendido más allá de sus orígenes racistas. Precisamente contra esta extensión inconsciente del uso de las palabras, escribo. La idea es la necesidad de desmantelar lo oculto de los usos de ciertas expresiones para, al desmantelarlas, desmantelar el pensamiento que las pone en escena. El modo en que usamos las palabras no es para nada inocente, por el contrario, lo ideológico nos atraviesa la mayoría de las veces sin darnos cuenta. Por eso, la idea es darse cuenta para repensar las palabras y a través de ellas, repensarnos a nosotros mismos.
Muchas gracias, Emilio, por tu comentario. Gracias a estas sorpresas, estoy con ganas de retomar el blog al que tengo bastante abandonado. Gracias, otra vez.