"En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts´ui Pen, opta -simultáneamente- por todas..."

domingo, 18 de abril de 2010

La cinta blanca o el desafío de abrir las puertas

Si en Caché (Escondido), Michael Haneke desafiaba la mirada y nos hacía preguntarnos permanentemente quién mira a través de esa lente que no nos lleva de las narices para indicarnos qué mirar o qué focalizar, en esta cinta en blanco y negro, La cinta blanca (Das weisse bande), el director austríaco vuelve para desafiarnos otra vez el mirar y el escuchar y, como siempre, el sentir. Si en Caché se nos ocultaba el ojo, acá lo que se oculta es lo mirado. Desde la ausencia de color hasta el fuera de campo casi obsesivo, La cinta blanca es una fiesta para los sentidos pero también y sobre todo un desafío a la inteligencia y a la competencia cinematográfica del espectador: Desde Tarkovsky a Bergman hasta Shyamalan en El bosque o, incluso la inolvidable Village of the Damned de John Carpenter, las reminiscencias de La cinta blanca cliquean la memoria del cinéfilo y lo invitan a una variada red intertextual.
Un pueblito protestante en Alemania en 1913, la voz en off del maestro que intenta comprender lo que pasó muchos años después: una serie de sucesos extraños: el accidente del médico, el de la campesina, el secuestro y la tortura del hijo del barón, el incendio del granero, el que aparece ahorcado en un galpón... El pastor, los hijos del pastor... y el huevo de la serpiente, la pregunta por la Historia desde la historia...
Pero la película no da respuesta alguna. Haneke invita una vez más al espectador a la mudez que da paso al pensamiento y a la pregunta por la pregunta de la pregunta. La cinta blanca abre puertas porque las cierra a la mirada: como la escena del castigo corporal: cámara fija y puerta cerrada o la del campesino cuyo llanto por su esposa muerta nos llega desde detrás de una pared, o el piano de la baronesa que se adelanta a lo visual y nos instala en el límite entre lo diegético y lo extradiegético. Todo está pero no se ve, todo se sabe desde el principio pero nadie hay detrás de ese ojo para que nos lo confirme. Todo es y no es...
Así, La cinta blanca es un policial, y no; es suspenso y es terror, y no; es una pregunta por el origen de la maldad, y no... Es todo eso y mucho más: es bellísima fotografía y es excelente actuación, es narración que crece a pasos agigantados y es plano fijo en el final que, como en Caché, es la mirada que vela el mirar, es la puerta que se abre...
La cinta blanca se estrena el jueves 22 de abril. No se la pierdan.

13 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Me encanta tu comentario que resalta la ambigüedad de este film que se resiste a cualquier tipo de clasificación tranquilizadora. Me indigna la crítica que acompañó la presentación de esta película en el Oscar que resaltaba la idea de que Haneke quiso brindar a la sociedad europea una justificación o explicación del nacimiento del nazismo: chicos criados de esa manera no pueden ser otra cosa que desalmados nazis...
Ya antes de "Caché", el cineasta había jugado con la violencia sin sentido y la amenaza constante en "Funny Games". Siempre logra crear mundos cerrados y claustrofóbicos adentrándose en la oscuridad del alma humana, y cuando se trata de indagar en la perversidad de niños o jóvenes, el resultado es muy desestabilizante para el espectador.
Basta como ejemplo la escena antológica que ilustra el afiche de "La cinta blanca": la expresión de la cara de ese niño, esas lágrimas de inocencia humillada, de soledad, de odio infinito quedarán por siempre grabadas en mi retina.

cerebrones dijo...

Sólo puedo decir que la peli me dejó muda y sigo pensando en los chicos y en los adultos, en esos personajes armados en grises, es buenísima.

LaliBertad dijo...

hola Laura, buenísimo el comentario, la veré después del 22 ¿cómo la vieron todas?...hubo un avant premier?
A mi de Haneke me gustó mucho Code anconú, que le vi en Europa Europa y me costó encontrarla en DVD, una mirada aguda sobre la interculturalidad...se las recomiendo si no la vieron.
Un beso grande. Lali

Laura Esponda dijo...

Sí, Lili (Eleonora), la lectura a la que te referís es la que se puede leer también en Página del domingo que titula el artículo con un determinante: "Y mañana serán nazis". Pero escuchemos (leamos lamentablemente acá) las palabras del viejo maestro que es el narrador que introduce esta historia:
"No sé si la historia que quiero contarles es enteramente verdadera. En parte la conozco por haber oído hablar de ella. Después de muchos años, varias cosas permanecen oscuras y muchas preguntas continúan sin respuestas. Pero creo que debo contar los extraños sucesos que acontecieron en nuestra aldea. Quién sabe, quizás podrán esclarecer algunas cosas que ocurrieron en este país."
Si bien la última frase puede avalar la lectura de que los chicos de la primera preguerra son los nazis de la segunda, el texto del maestro (y todo el texto fílmico) está plagado de ambigüedad: En principio, el narrador ni siquiera sabe si es totalmente verdadera y nos hace saber que la conoce de oídas. Nos aclara que hay cosas que "permanecen oscuras y muchas preguntas continúan sin respuestas". Y todavía agrega: "Quién sabe, quizás..." y el "podrán" con matiz potencial. Menor grado de certeza que esta presentación de la historia, imposible. Además, a esta altura de la película aún no se ha hecho la luz, aún no ha aparecido ese cielo nublado ni el jinete que se acerca desde lejos para mostrarnos el primer "suceso extraño". En fin, querida Lili, que estoy totalmente de acuerdo con vos, que limitar esta película a una lectura tan tranquilizadora es, por lo menos, de una ingenuidad alarmante y por lo más, de un determinismo mediocre que no creo que Haneke merezca en absoluto.

Te entiendo, Lili (Cerebrones)(¡Son muchas Lilis acá!) A mí también me dejó muda, esa mudez que invita a pensar antes de abrir la boca, ¿no?

Lali: No vi esa peli que mencionás pero prometo hacerlo en cuanto pueda, así la comentamos.

Besos a las tres!

Manú dijo...

Siempre es un placer leer tus entradas Laura, había oído hablar de la película en casa y me diste el empujoncito que me faltaba para verla.
Mientras leía el cierre pensaba en comentar diciendo "Te comiste un Benedetti", pero iba a sonar como una falta de respeto y no.

Un abrazo fuerte
Manuel (Stella)

Anónimo dijo...

Acabo de ver la peli que me bajé de Inernet. Me gusto pero no me gusta mucho eso de que los finales no sean muy finales. A mí me gusta que me expliquen un poco mas. quiero decir que me quede un poco con las ganas como si alfinal de un policial no le dijeran a uno quien es el asecino.
igual me gusto mucho. Gracias profe por hacerme ver cine que no vería nunca sino fuera por usted.
Un beso grande
Cristian.

La Buena Pipa dijo...

¡Ups! Me quedé afuera en ésta, che. ¡¡La vio todo el planeta menos yo!!
El comentario da ganas de verla, pero no creo que esté en la dvedeteca de las chicas de la Cofradía, tendré que pagar la entrada como cualquier mortal e ir a verla.

¡Qué comentarios tan inteligentes y serios tenés por acá! A la Buena Pipa le da vergüenza porque quiere hacer un grupo en Facebook que diga: "Por los que todavía nos emocionamos con La Novicia rebelde... por vigésima vez"

Besos a todas tus varias y uno especial para la tía Laura (bue... a vos también... bah...)

LBP

Laura Esponda dijo...

Hola, Manu. Espero que te guste cuando la veas!

Cristian! ¿Leíste la entrada anterior? Te convertiste en el ídolo de mi amigo el poeta! Entiendo lo que decís del final sin final. Eso es precisamente lo que intranquiliza, lo que moviliza y desestructura. Eso, creo yo, debe ser, en parte, la función del arte.

Queridísima Nati! Nada será nunca más como "La novicia rebelde" (detesto no tener itálicas) y seguiremos viviendo este hecho con unamunesco sentimiento trágico. Prometeme que, cuando estrenen "La novicia rebelde, el regreso", vamos a escribir una lectura juntas!! jaja!
(Acá tanto "es la reina y..." como "la tía Laura" me están codeando para que te pregunte para cuándo la buena pipa)

emeygriega dijo...

Laura, hoy domingo me estoy tomando el tiempo de repasar los blogs que me gustan y me encuentro con este post despues de venir de otro que me disparó algunas inquietudes sobre el cine.
Casualidades... O quizá tanta gente interesante para leer y aprender.

Quiero preparar una entrada con un par de inquietudes y me gustaría que me ayudes con tus conocimientos en la materia.

Mientras, aprecio este desafío que proponés y me dispongo a seguirlo. Caché es la película más perturbadora que haya visto en los últimos años, le dediqué algunas palabras en éste y en mi antiguo blog.

Te mando un beso y odio no tener tiempo para revisar permanentemente los blogs que valen la pena, sobre todo cuando en ellos encontramos hoy aquello que en papel prensa es estéril buscar.

Laura Esponda dijo...

¡Hola,emeygriega!
Gracias por el comentario. Anduve por tu blog y con la última entrada me he sentido absolutamente identificada: Ya dejaré un comentario al respecto.

En cuanto a lo de la ayuda que necesitás, contá conmigo para lo que quieras. Podés escribirme a lauraesponda@yahoo.com

Con respecto a lo que decís de Caché, a mí me pasó que salí del cine muda, casi furiosa, tratando de asimilarla de una vez como nos tiene acostumbrados cierto cine... y tuve que verla otra vez y otra vez para digerirla y la sigo viendo cada tanto (para seguir masticándola).
Qué suerte que existan todavía obras de arte que sigan movilizándonos, desestructurándonos, que nos hagan volver a pensar todo de vuelta, que nos hagan poner al revés lo que estaba al derecho y al derecho lo que estaba al revés... Es más: que nos hagan poner en duda cuál es el derecho y cuál, el revés!
Gracias otra vez por tu comentario y nos estamos leyendo!

Anónimo dijo...

Acabo de pasar para ver si habia algo nuevo y vi lo que dijo su amigo y tiene razon, profe. es como la musica la poesia, a mi me llega mas por como suena que por lo que dice. para cuando la próxima entrada?
Cristian

dijo...

que bueno que alguien le dedique algunas palabras(y tan bellas) a esta obra de arte!
muy lindo blog, pasare de vez en cuando(te concoi en el de EMY)
me dieron agnas de volver a verla!que pelicula!
saludos
magda

dijo...

Concoi= conocí

dislexia computadoril...